Ecofeminismo como alternativa ético-política para las sociedades modernas

Actualizado: 31 oct 2020


Por : Damaris Paola Rozo López


“Nos constituimos como grupo para apoyar que el ecofeminismo sea una opción cada vez más aceptada y valorada por las personas que quieren un cambio de modelo político y ético”

(Red Ecofeminista, 2020).



Imagen por Germán Sandoval, tomada de http://hdl.handle.net/1992/31301

En siglo XXIla humanidad ha tenido que enfrentar las consecuencias de sus formas de vida basadas especialmente en el extractivismo y la explotación de los elementos vitales –la naturaleza-. Así, hemos tenido que vivir experiencias inesperadas como el incremento de los desastres naturales del mundo, los efectos arrasadores del cambio climático y la perpetuación de la desigualdad, la pobreza y la injusticia, a causa de la pandemia COVID-19. Este contexto se aparece no solo como un llamado a la transformación de las prácticas humanas, sino como una necesidad de visibilizar y materializar ontologías y epistemologías distintas que le apunten a la relación comunitaria y a la sostenibilidad (Escobar, 2014). En este sentido, en el presente artículo se sostiene que los ecofeminismos son una apuesta ético-política que, en tiempos de necesaria transformación, brindan una alternativa a la humanidad. Para desarrollar esta afirmación, se presentarán los planteamientos base que dieron origen al ecofeminismo como alternativa política y social. Más adelante, se analizarán los pilares del ecofeminismo y las influencias particulares del ambientalismo y el feminismo a esta corriente. Finalmente, se explorará el ecofeminismo como una apuesta ético-política basada en el reconocimiento de las diferencias y la importancia de estas para la transformación de las sociedades actuales.


El ecofeminismo es una corriente crítica y política que pretende trastocar la relación hegemónica entre el ser humano y la naturaleza al replantear las relaciones de subordinación a las que han sido sometidas las mujeres y la naturaleza por sus recursos naturales. Según Bustillos (2005), el ecofeminismo tiene orientaciones teóricas y pragmáticas que le da a esta corriente un carácter político, el cual busca detener y revertir, en la medida de las posibilidades, el deterioro ecológico que sufre el planeta, así como los efectos nocivos que ha provocado esta situación para grupos vulnerables como el de las mujeres. Por ende, desde el ecofeminismo se entraña la convicción de que es necesario transformar el orden social e intelectual y los modos dominantes de pensamiento, en aras de promover procesos de conservación ecológica que beneficien tanto al planeta como a la especie humana. Para ello, es esencial replantear los sistemas de relaciones entre el ser humano y de este con la naturaleza. Así, desde el ecofeminismo se plantea un proceso de interrelación horizontal teniendo en cuenta la diversidad como fuente de riqueza cultural. Esto supone la eliminación de sesgos dualísticos y jerarquías en función del género, las cuales hoy prevalecen y se perpetúan (Howell, 1997). 

El ecofeminismo toma líneas teóricas y de acción que devienen del ambientalismo y del feminismo para enfrentar el sistema capitalista patriarcal2. Por un lado, el ecofeminismo toma del ambientalismo, como pilar de acción y teorización, la idea de comprender y superar las relaciones destructivas del ser humano con la naturaleza (Bustillos, 2005). Por otro lado, el ecofeminismo sienta otro de sus pilares a la luz de la preocupación central del feminismo: la subordinación histórica de las mujeres hacia los hombres (Mellor, 2002). En este sentido, “el ecofeminismo vincula las aspiraciones feministas de superar la subordinación de las mujeres en las sociedades patriarcales, con las del ambientalismo radical de enfrentar la ideología de dominación de la naturaleza del paradigma patriarcal que caracteriza al sistema capitalista tardío” (Bustillos, 2005, p. 62). Esta aproximación muestra que el ecofeminismo es pensado como: 1) una apuesta ético-política de transformaciones profundas en los modos de existencia del ser humano que promueve la protección ecosistémica y el desvanecimiento del patriarcado; 2) una perspectiva teórico-crítica que cuestiona la ontología moderna dualista3 y; 3) una línea de acción para el ser humano desde la que se reconoce la conflictividad asociada a las problemáticas socioambientales y políticas que involucran y afectan significativamente a las mujeres en el mundo. 

A pesar de la identificación de algunos de los pilares más relevantes del ecofeminismo, vale la pena destacar la importancia de la heterogeneidad en esta corriente ético-política. Desde los años 70, con la movilización de ambientalistas, académicos y de la sociedad civil, los movimientos ecofeministas cimentaron sus raíces en base a la diferencia, debido a que cada país o movimiento social defendía sus propias luchas desde sus necesidades y prioridades. Es así como se destaca la voz de Rachel Carson por su alerta al mundo sobre los pesticidas químicos y su impacto en la naturaleza y la calidad de vida de los estadounidenses y, en general, del ser humano. Para 1976 Françoise d’Eaubonne utiliza el término ecofeminismo, con el fin de representar el potencial de las mujeres para liderar la revolución ecológica en Francia con alcance global. Con dicha revolución se esperaba generar nuevas relaciones de género y una relación distinta entre los seres humanos y la naturaleza (Mellor, 2000; Carcaño, 2001). De igual forma, Vandana Shiva, una de las ecofeministas en India, activa y promueve el ecofeminismo desde las necesidades de su país. Su pensamiento se basa en la religión y la filosofía hindú, desde la cual se sostiene al “principio femenino” como fuente de vida y base de un desarrollo sustentable. A su vez, Vandana Shiva crítica el modelo económico dominante y rescata que el sistema económico indio tradicional preserva la relación mutua con la naturaleza, a través del policultivo como sistema de producción local con insumos propios (Carcaño, 2008). 

Así como estas perspectivas, existen otras voces en el mundo que reivindican el ecofeminismo de acuerdo a sus necesidades, experiencias y políticas nacionales, lo cual evidencia que hay una gran heterogeneidad de situaciones sociales vinculadas a las problemáticas de las que se ocupan los ecofeminismos4. En este sentido, no existe un solo ecofeminismo, sino una multiplicidad de voces distintas con diferentes intereses que alimentan las discusiones y acciones en la teoría social y la práctica política ecofeminista.

En conclusión, el ecofeminismo representa en la actualidad una alternativa ético-política para la humanidad, ya que sus planteamientos fundamentales, cuestionamientos y proyectos han tenido incidencia en distintas partes del mundo de formas diversas. Dicha incidencia no se limita a empoderar a las mujeres, sino que trasciende al dar paso a un proceso de reconstrucción de la visión binaria del mundo. Esto con el fin de entender la existencia como un sistema de interrelaciones e interdependencias horizontales en el que se reconoce la vida en la tierra como un organismo, del que todos dependemos y necesitamos y del que todos debemos cuidar para sobrevivir, independiente de pensarnos dentro de las categorías mujer, hombre, transexual, y demás etiquetas basadas en el sexo y condicionadas a este. Por consiguiente, el ecofeminismo es una opción que visibiliza los problemas endémicos del sistema patriarcal capitalista y las formas de enfrentarlos y transformarlos para la defensa de la vida en la tierra.

Referencias:

Bustillos, S. (2005). Mujeres de tierra. Ambientalismo, feminismo y ecofeminismo. Recuperado de: https://www.redalyc.org/pdf/859/85915204.pdf

Carcaño, E. (2008). ECOFEMINISMO Y AMBIENTALISMO FEMINISTA. Una reflexión crítica. Recuperado de:  http://www.scielo.org.mx/pdf/argu/v21n56/v21n56a10.pdf

Comanne, D. (2010). ¿Cómo el patriarcado y el capitalismo refuerzan en forma conjunta la opresión de las mujeres? Recuperado de:  http://www.cadtm.org/IMG/article_PDF/article_a5912.pdf

Escobar, A. (2014). Sentipensar con la tierra: nuevas lecturas sobre desarrollo, territorio y diferencia. Recuperado de: http://biblioteca.clacso.edu.ar/Colombia/escpos-unaula/20170802050253/pdf_460.pdf

Howell, N.  (1997). Ecofeminism, Whats we need to know, Zygon, Journal of Religion and Science, Vol. 32, num. 2.

Mellor, Mary. Feminismo y ecología. México: Siglo XXI Editores, 2000.

Red Ecofeminista. (2020). Quienes somos. Recuperado de: https://redecofeminista.wordpress.com/about/

Sandoval, G. (2019). Un prólogo en forma de epílogo: el último jaguar. Recuperado de:  http://hdl.handle.net/1992/31301

Santana. (s.f). El Ecofeminismo Latinoamericano. Las Mujeres y la Naturaleza como Símbolos. Recuperado de: https://observatorio.aguayvida.org.mx/media/el-ecofeminismo-latinaomericano.pdf



276 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo